O     Libro 2.4: Jehová es nuestro Salvador misericordioso y Protector

C     Parte 1: Jehová es nuestro Salvador misericordioso

U     Capítulo 1.1: El santo espera a Jehová y confía en su palabra (Salmo 130)

§U     Introducción

¶U De lo profundo, oh Jehová, a ti clamo.

¶C Señor, oye mi voz;

¶C estén atentos tus oídos a la voz de mi súplica.

§C     Cuerpo

¶O Jehová, si mirares a los pecados, ¿Quién, oh Señor, quedaría en pie?

O Pero en ti hay perdón, para que seas temido.

¶C Esperé yo a Jehová.

¶C Esperó mi alma; en su Palabra he esperado.

¶U Mi alma espera a Jehová más que los centinelas a la mañana; más que los vigilantes a la mañana.

§C     Conclusión

¶C Espere Israel a Jehová:

¶C porque en Jehová hay misericordia, y abundante redención con él.

¶U Y él redimirá a Israel de todos sus pecados.

C     Capítulo 1.2: El santo espera sobre Dios por la liberación (Salmo 62)

§U     Introducción

¶U En Dios solamente está acallada mi alma; de él viene mi salvación.

¶C Sólo él es mi Roca, y mi salvación.

¶C Es mi refugio, no resbalaré mucho.

§C     Cuerpo

¶U ¿Hasta cuándo maquinaréis contra un hombre? Pereceréis todos vosotros, caeréis como pared desplomada, como cerca derribada. Solamente consultan de cómo arrojarle de su grandeza; aman la mentira, con su boca bendicen, pero maldicen en sus entrañas. Selah.

¶C Alma mía, espera solamente en Dios; porque en él está mi esperanza. Sólo él es mi Roca y mi salvación. Él es mi refugio, no seré movido.

¶C En Dios está mi salvación y mi gloria: en Dios está la Roca de mi fortaleza, y mi refugio.

¶O Esperad en él en todo tiempo, oh pueblos; derramad delante de él vuestro corazón; Dios es nuestro refugio. Selah.

O Por cierto, vanidad son los hijos de los hombres, mentira los hombres de renombre; pesándolos a todos juntos en la balanza, pesarán menos que la vanidad.

§C     Conclusión

¶C No confiéis en la violencia, ni en la rapiña; no os envanezcáis.

¶C Si se aumentaren las riquezas, no pongáis el corazón en ellas.

¶U Una vez habló Dios; dos veces he oído esto; que de Dios es el poder. Y de ti, oh Señor, es la misericordia: porque tú pagas a cada uno conforme a su obra.

C     Capítulo 1.3: El santo confía en el Señor Jehová (Salmo 141)

§U     Introducción

¶U Jehová, a ti clamo; apresúrate a mí; Escucha mi voz, cuando a ti clamo.

¶C Suba mi oración delante de ti como el incienso;

¶C y el levantar mis manos como la ofrenda de la tarde.

§C     Cuerpo

¶U Pon guarda a mi boca, oh Jehová; Guarda la puerta de mis labios. No dejes que se incline mi corazón a cosa mala, a hacer obras impías con los que obran iniquidad, y no coma yo de sus manjares.

¶C Que el justo me castigue, será un favor,

¶C y que me reprenda será un excelente bálsamo que no me herirá la cabeza. Pero mi oración tendrán, aun en sus calamidades.

¶O Sus jueces serán derribados en lugares peñascosos, y oirán mis palabras, que son dulces.

¶O Como quien hiende y rompe la tierra, son esparcidos nuestros huesos a la boca de la sepultura.

§C     Conclusión

¶C Por tanto a ti, oh Jehová Señor, miran mis ojos; en ti he confiado, no desampares mi alma.

¶C Guárdame de los lazos que me han tendido, y de las trampas de los obradores de iniquidad.

¶U Caigan los impíos a una en sus redes, mientras yo paso adelante.

O     Capítulo 1.4: El Santo suplica misericordia desde Jehová (Salmo 123)

¶U A ti levanto mis ojos, a ti que habitas en los cielos.

¶C He aquí, como los ojos de los siervos miran a la mano de sus señores, y como los ojos de la sierva a la mano de su señora; así nuestros ojos miran a Jehová nuestro Dios; hasta que tenga misericordia de nosotros.

¶C Ten misericordia de nosotros, oh Jehová, ten misericordia de nosotros: porque estamos muy hastiados de menosprecio. Muy hastiada está nuestra alma del escarnio de los que están en holgura, y del menosprecio de los soberbios.

O     Capítulo 1.5: El santo se humilla delante de Jehová (Salmo 131)

¶C Jehová, no se ha envanecido mi corazón, ni mis ojos se enaltecieron; ni anduve en grandezas, ni en cosas demasiado sublimes para mí.

¶C En verdad que me he comportado y he acallado mi alma, como un niño destetado de su madre; como un niño destetado está mi alma.

¶U Espera, oh Israel, en Jehová desde ahora y para siempre.

C     Parte 2: Jehová es nuestro Protector

U     Capítulo 2.1: Jehová es mi guardián (Salmo 121)

§U     Introducción

¶U Alzaré mis ojos a los montes,

¶C ¿De dónde vendrá mi socorro?

¶C Mi socorro viene de Jehová, que hizo el Cielo y la tierra.

§C     Cuerpo

¶O No dará tu pie al resbaladero.

¶O Ni se dormirá el que te guarda; he aquí, no se adormecerá ni dormirá el que guarda a Israel.

¶C Jehová es tu guardador;

¶C Jehová es tu sombra a tu mano derecha.

¶U El sol no te fatigará de día, ni la luna de noche.

§C     Conclusión

¶C Jehová te guardará de todo mal;

¶C él guardará tu alma.

¶U Jehová guardará tu salida y tu entrada, desde ahora y para siempre.

C     Capítulo 2.2: Jehová es mi Pastor (Salmo 23)

§U     Introducción

¶U Jehová es mi pastor; nada me faltará.

¶C En lugares de delicados pastos me hará descansar;

¶C junto a aguas de reposo me pastoreará.

§C     Cuerpo

¶U Restaurará mi alma.

¶C Me guiará por sendas de justicia por amor de su Nombre.

C Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno: porque tú estarás conmigo.

¶O Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

¶O Aderezas mesa delante de mí, en presencia de mis angustiadores.

§C     Conclusión

¶C Unges mi cabeza con aceite;

¶C mi copa está rebosando.

¶U Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida; y en la Casa de Jehová moraré por largos días.

C     Capítulo 2.3: Jehová me hace habitar en seguridad (Salmo 4)

§U     Introducción

¶U Respóndeme cuando clamo, oh Dios de mi justicia.

¶C Estando en angustia, tú me hiciste ensanchar.

¶C Ten misericordia de mí, y oye mi oración.

§C     Cuerpo

¶U Hijos de los hombres, ¿hasta cuándo volveréis mi honra en infamia? ¿Hasta cuándo amaréis la vanidad, y buscaréis la mentira? Selah.

¶C Sabed, pues, que Jehová hizo apartar al piadoso para sí;

¶C Jehová oirá cuando yo a él clamare.

¶O Temblad, y no pequéis; meditad en vuestro corazón sobre vuestra cama, y callad. Selah.

¶O Ofreced sacrificios de justicia, y confiad en Jehová.

§C     Conclusión

¶C Muchos dicen, “¿Quién nos mostrará el bien?” Alza sobre nosotros, oh Jehová, la luz de tu rostro.

¶C Tú diste alegría a mi corazón, más que la de ellos en el tiempo que se multiplicó su grano y su mosto.

¶U En paz me acostaré, y asimismo dormiré: porque solo tú, Jehová, me haces estar confiado.

O     Capítulo 2.4: Jehová es el preservador de mi alma (Salmo 16)

§U     Introducción

¶U Guárdame, oh Dios: porque en ti he confiado.

¶C Oh alma mía, dijiste a Jehová, “Tú eres mi Señor.

¶C Mi bien a ti no aprovecha; sino a los santos que están en la tierra, y a los íntegros, en quienes está toda mi complacencia.”

§C     Cuerpo

¶U Se multiplicarán los dolores de aquellos que sirven diligentes a otro dios; no ofreceré yo sus libaciones de sangre, ni en mis labios tomaré sus nombres.

¶C Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa. Tú sustentas mi suerte. Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos, y es hermosa la heredad que me ha tocado.

¶C Bendeciré a Jehová que me aconseja; aun en las noches me enseñan mis riñones.

§C     Conclusión

¶C A Jehová he puesto siempre delante de mí: porque está a mi diestra no seré conmovido.

C Por tanto, mi corazón se alegra, y se goza mi gloria; también mi carne reposará segura: porque no dejarás mi alma en el Infierno; ni permitirás que tu Santo vea corrupción.

¶U Me mostrarás la senda de la Vida; plenitud de gozo hay en tu presencia; delicias en tu diestra para siempre.

O     Capítulo 2.5: Jehová es el protector de nuestra casa y ciudad (Salmo 127)

§U     Introducción

¶U Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican. Si Jehová no guardare la ciudad, en vano vela la guarda.

¶C Por demás es que os levantéis de madrugada, y vayáis tarde a reposar, y que comáis pan de dolores;

¶C pues que a su amado dará Dios el sueño.

§C     Cuerpo

¶C He aquí, herencia de Jehová son los hijos;

¶C cosa de estima el fruto del vientre.

¶U Como saetas en mano del valiente, así son los hijos habidos en la juventud.

§C     Conclusión

¶C Bienaventurado el hombre que llenó su aljaba de ellos.

¶C Ellos no se avergonzarán.

U Sino que os hablare con los enemigos en la puerta.