O     Libro 1.2: El Santo Descarriarse y Rebelde

C     Parte 1: El Santo Descarriarse

O     Capítulo 1.1: El descarriado es en la miseria, pero se centra en Jehová (Salmo 102)

§U     Introducción

¶U Oh Jehová, escucha mi oración, y llegue a ti mi clamor.

¶C No escondas de mí tu rostro: en el día de mi angustia inclina a mí tu oído; en el día que te invocare, apresúrate a responderme: porque mis días se han consumido como humo; y mis huesos cual tizón están quemados. Mi corazón está herido, y seco como la hierba; por lo cual me olvido de comer mi pan. Por la voz de mi gemido mis huesos se han pegado a mi carne. Soy semejante al pelícano del desierto; soy como el búho de las soledades. Velo, y soy como el pájaro solitario sobre el tejado.

¶C Cada día me afrentan mis enemigos; los que contra mí se enfurecen se han conjurado contra mí. Por lo cual he comido ceniza a manera de pan, y mi bebida mezclo con lágrimas, a causa de tu enojo y de tu ira; pues me alzaste, y me has arrojado. Mis días son como la sombra que se va; y me he secado como la hierba.

§C     Cuerpo

¶U Mas tú, Jehová, permanecerás para siempre, y tu memoria de generación en generación. Te levantarás y tendrás misericordia de Sión: porque es tiempo de tener misericordia de ella, pues el plazo ha llegado: porque tus siervos aman sus piedras, y del polvo de ella tienen compasión. Entonces las naciones temerán el Nombre de Jehová, y todos los reyes de la tierra tu gloria.

¶C Por cuanto Jehová habrá edificado a Sión, y en su gloria será visto; habrá considerado la oración de los desamparados, y no habrá desechado el ruego de ellos. Se escribirá esto para la generación venidera; y el pueblo que será creado, alabará a Jehová.

¶C Porque miró de lo alto de su santuario; Jehová miró desde los Cielo a la tierra, para oír el gemido de los presos, para soltar a los sentenciados a muerte; para que anuncien en Sión el Nombre de Jehová, y su alabanza en Jerusalén, cuando los pueblos se congreguen en uno, y los reinos, para servir a Jehová.

§C     Conclusión

¶C Él debilitó mi fuerza en el camino; Acortó mis días. Dije, “Dios mío, no me cortes en la mitad de mis días; por generación de generaciones son tus años.”

¶C Desde la antigüedad tú fundaste la tierra, y los cielos son obra de tus manos. Ellos perecerán, y tú permanecerás; y todos ellos como una vestidura se envejecerán; como una ropa de vestir los mudarás, y serán mudados: Mas tú eres el mismo, y tus años no tendrán fin.

¶U Los hijos de tus siervos permanecerán, y su simiente será establecida delante de ti.

O     Capítulo 1.2: El descarriado se centra en su propia miseria (Salmo 88)

§U     Introducción

¶U Oh Jehová, Dios de mi salvación, día y noche clamo delante de ti. Entre mi oración a tu presencia: Inclina tu oído a mi clamor: porque mi alma está harta de males, y mi vida cercana al sepulcro.

¶C Soy contado con los que descienden a la fosa, soy como hombre sin fuerza: libre entre los difuntos, como los muertos que yacen en el sepulcro, que no te acuerdas más de ellos, y que son cortados de tu mano. Me has puesto en el hoyo más profundo, en tinieblas, en lugares profundos. Sobre mí descarga tu ira, y me has afligido con todas tus ondas. Selah.

¶C Has alejado de mí mis conocidos; me has puesto por abominación a ellos: Encerrado estoy, y no puedo salir. Mis ojos enfermaron a causa de mi aflicción.

§C     Cuerpo

¶C Te he llamado, oh Jehová, cada día; he extendido a ti mis manos. ¿Mostrarás maravillas a los muertos? ¿Se levantarán los muertos para alabarte? Selah.

¶C ¿Será contada en el sepulcro tu misericordia, o tu fidelidad en la perdición? ¿Serán conocidas en las tinieblas tus maravillas, y tu justicia en la tierra del olvido?

¶U Mas yo a ti he clamado, oh Jehová; y de mañana mi oración sale a tu encuentro.

§C     Conclusión

¶C ¿Por qué, oh Jehová, desechas mi alma? ¿Por qué escondes de mí tu rostro? Yo estoy afligido y a punto de morir desde la juventud.

¶C He sufrido tus terrores, estoy perplejo. Sobre mí han pasado tus iras; tus terrores me han cortado. Me han rodeado como aguas de continuo; a una me han cercado.

¶U Has alejado de mí al amigo y al compañero; y mis conocidos pusiste en tinieblas.

C     Capítulo 1.3: El descarriado recordó la gracia de Jehová hacia Israel (Salmo 77)

§U     Introducción

¶U Con mi voz clamé a Dios, a Dios clamé, y él me escuchó.

¶C Al Señor busqué en el día de mi angustia: Mi mal corría de noche y no cesaba: Mi alma rehusó el consuelo.

¶C Me acordaba de Dios, y me turbaba: Me quejaba, y desmayaba mi espíritu. Selah.

§C     Cuerpo

¶U Detenías los párpados de mis ojos: Estaba yo quebrantado, y no hablaba.

¶C Consideraba los días desde el principio, los años de los siglos. Me acordaba de mis canciones de noche; meditaba con mi corazón, y mi espíritu inquiría. ¿Desechará el Señor para siempre, y no volverá más a sernos propicio? ¿Ha cesado para siempre su misericordia? ¿Se ha acabado perpetuamente su promesa? ¿Ha olvidado Dios el tener misericordia? ¿Ha encerrado con ira sus piedades? Selah.

¶C Y dije, “Enfermedad mía es ésta; traeré, pues, a la memoria los años de la diestra del Altísimo.”

¶O Me acordaré de las obras de JAH; sí, haré yo memoria de tus maravillas antiguas. Y meditaré en todas tus obras, y hablaré de tus hechos.

¶O Oh Dios, en santidad es tu Camino: ¿Qué Dios es grande como nuestro Dios? Tú eres el Dios que hace maravillas; hiciste notorio en los pueblos tu poder. Con tu brazo redimiste a tu pueblo, a los hijos de Jacob y de José. Selah.

§C     Conclusión

¶C Te vieron las aguas, oh Dios; te vieron las aguas, y temieron; y temblaron los abismos. Las nubes echaron inundaciones de aguas; tronaron los cielos, y discurrieron tus rayos. Anduvo en derredor el sonido de tus truenos; los relámpagos alumbraron el mundo; se estremeció y tembló la tierra.

¶C En el mar fue tu Camino, y tus sendas en las muchas aguas; y tus pisadas no fueron conocidas.

¶U Condujiste a tu pueblo como ovejas, por mano de Moisés y de Aarón.

C     Capítulo 1.4: El descarriado se regocijaba en el perdón de Jehová (Salmo 30)

§U     Introducción

¶U Te glorificaré, oh Jehová: porque me has levantado, y no hiciste a mis enemigos alegrarse de mí.

¶C Jehová Dios mío, a ti clamé, y me sanaste.

¶C Oh Jehová, hiciste subir mi alma del sepulcro; me diste vida, para que no descendiese a la fosa.

§C     Cuerpo

¶U Cantad a Jehová, vosotros sus santos, y celebrad la memoria de su santidad: porque un momento durará su furor; mas en su voluntad está la Vida. Por la noche durará el lloro, pero a la mañana vendrá la alegría.

¶C Y dije yo en mi prosperidad, “No seré movido jamás.”

¶C Porque tú, Jehová, por tu benevolencia has asentado mi monte con fortaleza. Escondiste tu rostro, fui conturbado.

¶O A ti, oh Jehová, clamaré; y al Señor suplicaré. ¿Qué provecho hay en mi muerte, cuando yo descienda al sepulcro? ¿Te alabará el polvo? ¿Anunciará tu verdad?

¶O Oye, oh Jehová, y ten misericordia de mí. Jehová, sé tú mi ayudador.

§C     Conclusión

¶C Has cambiado mi lamento en baile.

¶C Desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría, por tanto a ti cantaré, gloria mía, y no estaré callado.

¶U Jehová Dios mío, te alabaré para siempre.

U     Capítulo 1.5: El descarriado fue restaurado a la comunión con Jehová (Salmo 116)

§U     Introducción

¶U Amo a Jehová, pues ha oído mi voz y mis súplicas. Porque ha inclinado a mí su oído, por tanto, le invocaré mientras yo viva.

¶C Me rodearon los dolores de la muerte, me encontraron las angustias del Infierno: angustia y dolor había yo hallado.

¶C Entonces invoqué el Nombre de Jehová, diciendo, “Te ruego, oh Jehová, libra mi alma.”

§C     Cuerpo

¶O Clemente es Jehová y justo; sí, misericordioso es nuestro Dios. Jehová guarda al sencillo: Estaba yo postrado, y me salvó.

¶O Vuelve, oh alma mía, a tu reposo: porque Jehová te ha hecho bien. Pues tú has librado mi alma de la muerte, mis ojos de lágrimas, y mis pies de resbalar. Andaré delante de Jehová en la tierra de los vivientes.

¶C Creí; por tanto hablé. Estando afligido en gran manera; y dije en mi apresuramiento, “Todo hombre es mentiroso.”

¶C ¿Qué pagaré a Jehová por todos sus beneficios para conmigo? Tomaré la copa de la salvación, e invocaré el Nombre de Jehová. Ahora pagaré mis votos a Jehová delante de todo su pueblo.

¶U Estimada es a los ojos de Jehová la muerte de sus santos.

§C     Conclusión

¶C Oh Jehová, en verdad yo soy tu siervo, yo tu siervo, hijo de tu sierva: Tú desataste mis ataduras.

¶C Te ofreceré sacrificio de alabanza, e invocaré el Nombre de Jehová.

¶U A Jehová pagaré ahora mis votos delante de todo su pueblo; en los atrios de la Casa de Jehová, en medio de ti, oh Jerusalén. ¡Alabad Jehová!

C     Parte 2: El Santo Rebelde

O     Capítulo 2.1: Jehová concede la piedad al santo rebelde (Salmo 6)

§U     Introducción

¶U Oh Jehová, no me reprendas en tu furor, ni me castigues con tu ira.

¶C Ten misericordia de mí, oh Jehová: porque yo estoy debilitado; sáname, oh Jehová: porque mis huesos están conmovidos.

¶C Mi alma también está muy turbada; y tú, Jehová, ¿hasta cuándo?

§C     Cuerpo

¶U Vuélvete, oh Jehová, libra mi alma; sálvame por tu misericordia: porque en la muerte no hay memoria de ti; en el sepulcro, ¿quién te alabará?

¶C Fatigado estoy de mi gemir; toda la noche hago nadar mi cama con mis lágrimas, riego mi lecho con mis llanto.

¶C Mis ojos están consumidos de sufrir; se han envejecido a causa de todos mis angustiadores.

§C     Conclusión

¶C Apartaos de mí, todos los obradores de iniquidad: porque Jehová ha oído la voz de mi lloro.

¶C Jehová ha oído mi ruego; ha recibido Jehová mi oración.

¶U Sean avergonzados y muy aterrados todos mis enemigos; que se vuelvan y súbitamente sean avergonzados.

O     Capítulo 2.2: El santo rebelde ora por la misericordia desde Jehová (Salmo 39)

§U     Introducción

¶U Yo dije, “Atenderé a mis caminos, para no pecar con mi lengua: Guardaré mi boca con freno, en tanto que el impío esté delante de mí.”

¶C Enmudecí con silencio, me callé aun respecto de lo bueno; y se agravó mi dolor.

¶C Se enardeció mi corazón dentro de mí; se encendió fuego en mi meditación.

§C     Cuerpo

¶C Y así proferí con mi lengua: “Hazme saber, Jehová, mi fin, y cuál sea la medida de mis días; sepa yo cuán frágil soy. He aquí diste a mis días término corto, y mi edad es como nada delante de ti: Ciertamente el hombre, aun en su mejor estado, es completa vanidad. Selah.

¶C Ciertamente en tinieblas anda el hombre; ciertamente en vano se afana; acumula riqueza, y no sabe quién la recogerá.

¶U Y ahora, Señor, ¿qué esperaré? Mi esperanza está en ti. Líbrame de todas mis transgresiones; no me pongas por escarnio del insensato. Enmudecí, no abrí mi boca: porque tú lo hiciste. Quita de sobre mí tu plaga; Bajo los golpes de tu mano estoy consumido. Con castigos sobre el pecado corriges al hombre, y haces consumirse como de polilla su grandeza: Ciertamente vanidad es todo hombre. Selah.

§C     Conclusión

¶C Oye mi oración, oh Jehová, y escucha mi clamor.

¶C No calles ante mis lágrimas: porque peregrino soy para contigo, y advenedizo, como todos mis padres.

¶U Perdóname me, para que yo podría recuperar fuerzas, antes de voy desde aquí, y no ser más.”

C     Capítulo 2.3: El santo rebelde sufre físicamente desde la disciplina de la ira de Jehová (Salmo 38)

§U     Introducción

¶U Jehová, no me reprendas en tu furor, ni me castigues en tu ira: porque tus saetas cayeron sobre mí, y sobre mí ha descendido tu mano.

¶C No hay nada sano en mi carne a causa de tu ira; ni hay paz en mis huesos a causa de mi pecado: porque mis iniquidades han sobrepasado mi cabeza; como carga pesada se han agravado sobre mí.

¶C Hieden y se corrompen mis llagas, a causa de mi locura. Estoy encorvado, estoy humillado en gran manera, ando enlutado todo el día: porque mis lomos están llenos de irritación, y nada hay sano en mi carne. Estoy debilitado y molido en gran manera; he gemido a causa de la conmoción de mi corazón.

§C     Cuerpo

¶U Señor, delante de ti están todos mis deseos; y mi suspiro no te es oculto. Mi corazón está acongojado, me ha dejado mi vigor; y aun la misma luz de mis ojos se ha ido de mí.

¶C Mis amigos y mis compañeros se quitaron de delante de mi plaga; y mis cercanos se pusieron lejos.

¶C Los que buscaban mi alma tendieron lazos; y los que procuraban mi mal hablaban iniquidades, y meditaban fraudes todo el día.

¶O Mas yo, como si fuera sordo no oía; y estaba como un mudo, que no abre su boca. Fui, pues, como un hombre que no oye, y que en su boca no tiene reprensiones.

¶O Porque en ti, oh Jehová, esperé yo: Tú responderás, Jehová Dios mío: porque dije, “Que no se alegren de mí: Cuando mi pie resbalaba, sobre mí se engrandecían.” Pero yo estoy a punto de claudicar, y mi dolor está delante de mí continuamente. Por tanto confesaré mi maldad; Me contristaré por mi pecado.

§C     Conclusión

¶C Porque mis enemigos están vivos y fuertes; y se han aumentado los que me aborrecen sin causa.

¶C Y pagando mal por bien me son contrarios, por seguir yo lo bueno.

¶U No me desampares, oh Jehová: Dios mío, no te alejes de mí. Apresúrate a socorrerme, oh Señor, mi salvación.

C     Capítulo 2.4: El santo rebelde sufre espiritualmente desde la disciplina de la mano de Jehová (Salmo 32)

§U     Introducción

¶U Bienaventurado aquel cuya transgresión ha sido perdonada, y cubierto su pecado. Bienaventurado el hombre a quien Jehová no imputa iniquidad, y en cuyo espíritu no hay engaño.

¶C Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día: porque de día y de noche se agravó sobre mí tu mano; mi verdor se volvió en sequedades de estío. Selah.

¶C Mi pecado te declaré, y no encubrí mi iniquidad. Dije, “Confesaré mis transgresiones a Jehová”; y tú perdonaste la maldad de mi pecado. Selah.

§C     Cuerpo

¶U Por esto orará a ti todo santo en el tiempo de poder hallarte.

¶C Ciertamente en la inundación de muchas aguas no llegarán éstas a él.

¶C Tú eres mi refugio; me guardarás de angustia: Con cánticos de liberación me rodearás. Selah.

¶O “Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar: Sobre ti fijaré mis ojos.

¶O No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento: Cuya boca ha de ser sujetada con cabestro y con freno, para que no lleguen a ti.”

§C     Conclusión

¶C Muchos dolores habrá para el impío;

C pero al que confía en Jehová, le rodeará misericordia.

¶U Alegraos en Jehová, y gozaos, justos; dad voces de júbilo todos vosotros los rectos de corazón.

U     Capítulo 2.5: El santo rebelde se arrepiente de sus pecados (Salmo 51)

§U     Introducción

¶U Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.

¶C Lávame más y más de mi maldad, y límpiame de mi pecado: porque yo reconozco mis rebeliones; y mi pecado está siempre delante de mí.

¶C Contra ti, contra ti sólo he pecado, y he hecho lo malo delante de tus ojos. Para que seas reconocido justo en tu Palabra, y tenido por puro en tu juicio.

§C     Cuerpo

¶O He aquí, en maldad he sido formado, y en pecado me concibió mi madre.

¶O He aquí, tú amas la verdad en lo íntimo; y en lo secreto me has hecho comprender sabiduría.

¶C Purifícame con hisopo, y seré limpio; lávame, y seré más blanco que la nieve. Hazme oír gozo y alegría; y se recrearán los huesos que has abatido. Esconde tu rostro de mis pecados, y borra todas mis maldades. Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio; y renueva un espíritu recto dentro de mí.

¶C No me eches de delante de ti; y no quites de mí tu Santo Espíritu. Vuélveme el gozo de tu salvación; y el espíritu libre me sustente.

¶U Entonces enseñaré a los prevaricadores tus caminos; y los pecadores se convertirán a ti.

§C     Conclusión

¶C Líbrame de homicidios, oh Dios, Dios de mi salvación: Cantará mi lengua tu justicia.

¶C Señor, abre mis labios; y publicará mi boca tu alabanza: porque no quieres tú sacrificio, que yo lo daría; no quieres holocausto. Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.

¶U Haz bien con tu benevolencia a Sión: Edifica los muros de Jerusalén. Entonces te agradarán los sacrificios de justicia, el holocausto u ofrenda del todo quemada; entonces ofrecerán becerros sobre tu altar.